miércoles, 12 de noviembre de 2014

El guion de una foto contra la violencia de género

Proyecto "Fotografía contra la violencia de género".

De la sensibilización a la acción: ¿qué historia nos ha conmovido? ¿Qué historia queremos contar?

Después de habernos informado sobre el modo en que se produce la violencia de género entre adolescentes o contra niñas y niños de todo el planeta, seguramente que alguna historia te habrá conmovido especialmente.
Si no fuera así todavía, vamos a conocer algunas más:
Vamos a convertir esta nueva conciencia y las emociones que nos han provocado en el guion de una imagen cargada de significado.

1)    Motivación. Compartimos en el aula algún testimonio del que hayamos tenido noticia, cuya protagonista sea una persona adolescente.

2)    Nos preparamos para crear la foto que exprese nuestra denuncia y nuestros deseos de acabar con la violencia de género.
2.1) Una foto es una ficción, excepto en el fotoperiodismo.
Contestamos a las siguientes preguntas en grupo.
¿Qué siginifica ficción? ¿En qué se diferencia de la mentira?
¿Cómo podemos lograr que una imagen sea verosímil (algo que pudo haber ocurrido) sin faltar a la verdad, sin engaño?
2.2) Explicación: nuestra memoria y nuestra inteligencia necesita comprender historias.
La narratividad es una dimensión innata del lenguaje humano.
Ejemplos:
Vemos caer una piedra a través de la ventana. ¿Qué explicación le darías?
Vemos caer a una persona en la calle. ¿Qué nos hace pensar?
2.3) ¿Qué efecto tiene una historia bien narrada sobre el/la espectador/a?
Comunica determinadas emociones y hace pensar. No basta con que el hecho en bruto sea impactante.
2.4) Pregunta aplazada: ¿qué emociones queremos provocar sobre la persona que contemple la foto? ¿Qué queremos incitarle a pensar?

3)    Trabajo personal. Creamos un guion para la foto que vamos a realizar.
3.1) A partir de las noticias y testimonios que ya conocemos, obtenemos el germen de una historia: basta con un titular o unas pocas frases.
3.2) Respondemos a la “pregunta aplazada”. Escribimos con cierta exactitud las emociones y el pensamiento que queremos motivar.
3.3) Le damos una estructura a nuestra historia:
-       Situación inicial.
-       Conflicto.
-       Retos que se plantean a la protagonista.
-       Clímax o momento culminante, que anticipa el desenlace.
-       Solución del conflicto.
3.4) Elegimos el momento de la historia que vamos a representar en la foto, de manera que pueda evocarse fácilmente la historia completa.
Si queremos denunciar y provocar indignación, nos fijaremos en el conflicto.
Si deseamos comunicar la angustia que vive una persona adolescente y su indefensión, “contaremos” el reto que se le plantea.
Si preferimos provocar suspense y mover a la acción, representaremos el clímax.
Si pretendemos comunicar esperanza y proponer una solución, presentaremos el desenlace. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Cuando hagas un comentario, piensa y redacta de la mejor forma posible. Gracias por cuidar tu/nuestro lenguaje.